Noticias

Un mensaje de reconciliación y misericordia

 2102bakita

Hoy es la fiesta de Santa Josefina Bakita y la Jornada Mundial de Oración, Reflexión y Acción contra la Trata de Seres Humanos para denunciar la grave violación de los derechos humanos que reducen al ser humano a un estado de servidumbre y esclavitud.
Aunque su origen no es del todo cierto, Josefina fue una religiosa de Sudán secuestrada por unos comerciantes de esclavos cuando solo era una niña y apodada de forma irónica “Bakhita”, que significa “afortunada”. Tuvo que salir forzosamente de su tierra, perdió su nombre y fue sometida a esclavitud y tortura. Pese a perder todo y ser vendida a distintos amos que la maltrataron durante años, Bakhita conservó la inocencia y un corazón limpio. No permitió que el sufrimiento se adueñase de su existencia, lo transformó en esperanza y nunca dudó de la presencia de Dios, fe que la preservó de la tristeza y le dio ánimo para seguir adelante.
“Fui realmente afortunada, porque el nuevo patrón era un hombre bueno. No me maltrataba ni humillaba, algo que me parecía completamente irreal”, escribe Josefina en su diario con trece años, refiriéndose a la paz y tranquilidad que sintió por primera vez desde el comienzo de su pesadilla, al conocer a su quinto y último amo, el único que la trató bien. Bakhita viajó con él a Italia donde trabajó de niñera para después ingresar al noviciado del Instituto de las Hermanas de la Caridad, en Venecia. Allí supo que Dios le había dado fuerzas para poder soportar la esclavitud y fue bautizada como Josefina Margarita Afortunada.

bird 1748678 1280
Su vida, signo universal de trata
La historia de su vida representa algunas realidades emergentes y significativas en el mundo actual. Bakhita es inspiración y aliento para muchas mujeres, hombres, niñas y niños que ven violada su dignidad y sus derechos humanos; una realidad asentada en nuestra sociedad. Ella es símbolo de África, por su origen; del absurdo del racismo, por su negritud; de las mujeres maltratadas, por la violencia que padeció; de la fe de los pobres, pues su única posesión fue un crucifijo; y de la reconciliación que encarnó. Su vida es un signo de nuestros tiempos; posee el don de la universalidad. A día de hoy, conocemos su impactante vida gracias a las palabras que muestra el diario que escribió. Es un ejemplo grandioso de mujer fuerte y frágil, delicada y sensible, firme y sentimental, con coraje y misericordiosa a partes iguales. Gracias al mensaje de reconciliación y misericordia que transmitió, Josefina Bakhita fue beatificada y nombrada “Hermana Universal” por Juan Pablo II en 1992, siendo imagen también a su vez, de la Jornada Mundial de Oración, Reflexión y Acción contra la Trata de Seres Humanos que desde Cáritas seguiremos celebrando para defender el instinto de vida y el ansia de libertad que toda víctima de trata merece.

 

Imprimir Correo electrónico

¡ADVERTENCIA! Este sitio web utiliza cookies y tecnologías similares. Ver política