Noticias

Un Adviento para la esperanza

2036coronaadviento

En muchas ocasiones la realidad de nuestro mundo muestra el dolor junto a la esperanza, y en muchas ocasiones no encuentra razones para esta última. El papa Francisco se ha hecho eco (encíclica Laudato sì) de este clamor que desespera y nos ha llamado a situarnos en un presente comprometido, de conversión, que sea esperanzador. El adviento nos convoca a generar espacios de empoderamiento social y político de las personas más afectadas por la crisis y a estar pendientes de las señales de desesperanza, para combatirla con la alegría que trae la venida de Cristo. Debemos ser sembradores de esperanza y concordia, convertir, como leemos en la profecía de Isaías de este primer domingo, las lanzas en podaderas y las espadas en arados, es decir, los instrumentos de guerra en medios para la paz y la fraternidad.
Os deseamos un feliz inicio del adviento que nos anuncia la cercanía de la Navidad.

Imprimir Correo electrónico

¡ADVERTENCIA! Este sitio web utiliza cookies y tecnologías similares. Ver política